Banjarmasin, una ciudad sobre el agua

Conocemos Borneo por ser una de las islas más extensas del planeta pero, en realidad, esta isla se reparte entre tres países: Brunei, Malasia e Indonesia. Y a esta última nos vamos a ir, al Borneo indonesio que, en su idioma, la isla toma el nombre de Kalimantan y ocupa tres cuartas partes de la superficie total de Borneo.

Una zona de jungla frondosa recorre gran parte de Kalimantan, con una importante población de orangutanes, de los pocos que viven en libertad en el mundo.

20150729_171804
DSCN4940

En el Kalimantan meridional nos encontramos con la capital, Banjarmasin, una ciudad de más de 600.000 habitantes. La llaman “La Venecia del Este” por el ambiente fluvial entre canales, supongo. Lo cierto es que no sé quién hizo semejante comparación. Los canales venecianos se tornan cloacas en esta Indonesia veneciana.

En Banjarmasin, la democracia lucha por hacerse un hueco enfrentándose a los grupos islámicos conservadores radicales.

DSCN5124

Los primeros palafitos en las cloacas, construidos ya hace décadas con licencia de las autoridades locales, intentan mantenerse en pie, sin luz ni agua corriente, en un país a la deriva en el que la inyección económica del turismo que llega a algunas islas como Bali, no parece cubrir ni las necesidades más básicas de los miles de habitantes de Banjarmasin.

DSC_0220

Pocas carreteras, algún camino que se adentra en plantaciones y, el resto, un universo de canales que se crean de la confluencia del río Martapura con el río Barito.

DSCN5149

Una ciudad de miseria sobrellevada con dignidad, un mundo de sonrisas gratuitas en la más absoluta pobreza, un pedazo de infierno para cualquier occidental.

El gran canal Kalayan reúne cientos, miles de chabolas construidas sobre un agua de aspecto denso y amarronado, donde “hace vida” una población sufrida. Frente a los palafitos, hay escaleras maltrechas que utilizan los niños para lanzarse al agua, las mujeres para sentarse a frotar su colada o la vajilla de plástico, y todos ellos para el aseo personal. El pantalán de tablones retorcidos hacia las escaleras, en el mejor de los casos, cuenta con una caseta unipersonal que utilizan como w.c., sin desagüe, con una cavidad que desemboca en el canal, en el mismo donde a pocos centímetros se lavan los dientes o nadan entre reptiles incluso, a veces, anacondas que se cuelan en sus viviendas.

DSC_0189
DSCN5099
DSCN5093

El circuito por los canales de Banjarmasin es duro. Hay que ser de otro mundo para no cruzarlo con un nudo en la garganta, ante una realidad cruda y miserable, y otro nudo en el estómago, por la mugre y olores nauseabundos.

Banjarmasin no tiene mar. El mar de Java se encuentra a más de 20 kilómetros; sin embargo, se respira un ambiente fluvial entre el movimiento comercial de las canoas y el pequeño astillero artesanal.

DSC_0222
DSCN5133

La vida comercial de Banjarmasin conserva aún un importante toque primitivo: el mercado flotante. El Lok Baintan Floating Market imprime a la ciudad un estilo casi medieval de supervivencia, compra-venta e intercambio de productos frescos y cocinados.

Todos los días, antes incluso de que amanezca y siempre a la misma altura del río, desde todas las direcciones y ramificaciones de los canales comienzan a llegar canoas. Unas 200, quizá más.

DSC_0259
DSC_0275

Frutas, verduras, pescado deshidratado, algún frito casero o arroz envuelto en hoja de platanero. El colorido del mercado es espectacular entre las mercancías y la vestimenta islámica. No hay bullicio, solo se percibe el ruido del agua y el roce entre las canoas cuando empieza el movimiento mercantil y se amontonan entre ellas para hacer negocio.

DSC_0304
DSC_0293
DSC_0286

Algunas mujeres se levantan a diario a las 2 ó 3 de la mañana para poder llegar a tiempo remando al temprano mercado flotante de Banjarmasin. Mujeres, sí, porque son ellas en un 90% las que van al mercado. Sus maridos trabajan en las plantaciones y, ese 10% restante, corresponde a los pocos hombres que ejercen de intermediarios para algún negocio en la ciudad de tierra firme.

Las mujeres llegan cubiertas con el velo islámico, algunas portan el típico sombrero oriental y, muchas de ellas, llevan la cara pintada de blanco con una pasta casera a base de arroz que hace las veces de protector solar.

DSC_0307

Mandarinas, limas, bananas, cocos, verdura… Algo menos de dos horas de compra y venta de mercancía. Una realidad diaria que no se ve desfigurada por cámaras ni turistas. No hay souvenirs ni interrupciones. Nada que ver con ningún otro mercado flotante del sudeste asiático, como el concurrido Damnoen Saduak, cerca de Bangkok, en Tailandia.

Un espectáculo pintoresco en medio de un amanecer que parece salido de un óleo costumbrista.

Banjarmasin: una ciudad sobre el agua llena de sonrisas inesperadas, de pobreza contrastada al límite y de costumbres medievales.

DSCN5110
DSCN5206
DSCN5161

Aprendiendo a gestionar emociones: del Artículo 33 al Emocionario

Un día llega y, en la puerta del cole, va y te suelta: “mamá, por favor, quédate aquí, déjame que entre solo, que soy mayor”. Y tú, que llevas varios años intentando educarle y enseñarle a gestionar sus emociones, te quedas con esa cara de estúpida pardilla en la puerta, preguntándote que quién te enseñará a ti ahora a gestionar las tuyas.

Hemos escuchado cientos de veces eso del famoso libro de instrucciones –inexistente, siento decirlo- para madres y padres, con las risas y absurdos que conlleva y con la cantidad de falsos manuales que te dan pautas, reglas, directrices y normas varias sobre el qué y el cómo con los hijos. No seré menos, reconozco haber leído todo lo que ha caído en mis manos: desde el “Duérmete niño”, pasando por tutoriales de estimulación temprana, hasta “Mis sentencias ejemplares” del gran Emilio Calatayud.

Y ¿qué te queda de todo ello? Hombre, supongo que aprender, leer y tomar notas nunca está de más, pero la realidad es bien distinta. Es como todos esos cursos que te ofrecen las multinacionales, esos organizados por los departamentos de “Recursos Inhumanos”, en los que te llevan 3 días de team-building a saltar y cantar, dejando aparcado tu trabajo que sabes se irá amontonando por minutos en tu mesa, junto a los emails sin responder y que, a la vuelta de los juegos y los estribillos corporativos, te toca quedarte una semana hasta pasada la media noche en la oficina si quieres ponerte al día. ¿Es útil el team-building? Pues sí, es posible que mejore el ambiente de trabajo y el sentido de pertenencia a la empresa, pero resulta que en esa semana llegando a las mil, tu pareja se ha ido a vivir con su madre y los niños ya no te conocen (modo irónico on).

Lo de las guías, libros y seminarios sobre educación son un poco lo mismo. Te lees el libro “Duérmete niño” en tu noveno mes de embarazo, quedándote por las noches para acabarlo y lo mismo tu hijo duerme como los ángeles y eres tú la única que te has quedado sin horas de sueño. O aprendes todo sobre estimulación temprana y resulta que tu hijo viene sobre-estimulado de fábrica y mejor te podrías haber leído el HOLA en ese tiempo. También están los que se empeñan en que su hijo toque el piano y a él lo que le motiva es la zambomba, con suerte de que no tenga el oído en los pies, y estés malgastando su tiempo y tu dinero.

El otro día me comentaba una amiga, con un marido súper deportista que, pese a que han intentado introducir a su hijo en varios deportes con todas las técnicas posibles (en equipo, en solitario; en polideportivo, al aire libre; por esfuerzo, por diversión…), resulta que al angelito no le gustan los deportes y que, si de extraescolares se trata, tomen nota, “el prenda” quiere ir a cocina y a clases de magia. Y con toda la razón, oiga, que cada cual tiene sus gustos, habilidades y apetencias.

En eso de gustos y apetencias, recuerdo que una estudió música porque no le quedaba otra. Ya sabéis, como se hacían antes las cosas en la vieja escuela: mis padres se sacaban de la manga aquella especie de Ley Orgánica “de Pater muy Señor Mío” en la que lo dejaban muy claro en cuanto decían “por el artículo 33”. Y estabas perdido. Ni idea de lo que decía el susodicho artículo, pero ninguna duda acerca de que aquello se cumplía por ley: por la de tu santo padre y tu bendita madre.

Los tiempos han cambiado, ahora los padres estamos más al día sobre técnicas pedagógicas y clases magistrales de psicología infantil. Se ha dado la vuelta de tal forma que los padres deben entender cualquiera que sea la circunstancia del niño. Todo son facilidades, flexibilidad, empatía y gestión de sus emociones de la forma más positiva.

No dudo de la opinión de los expertos, solo faltaría, pero debo decir que sí me inquieta tanto rollo “flower-power” en todo lo relativo a introducirlos en este mundo nuestro que, por cierto, nada que ver.

Arrieritos somos, como diría aquel; así que, como una más, ahí me voy manejando como aprendiz de madre, a medias entre lo que voy aprendiendo y lo que me dicta el sentido común.

Hoy mi hijo tenía claro que era su día, el día en el que ya se siente mayor para cruzar una puerta por sí solo, y no puedo ser yo la que se lo impida (una vez que el sentido común descarta peligros y funciona la sensatez, obviamente). Hoy he comenzado a gestionar el cambio, el del “destete emocional” y, para mi sorpresa, ha sido más fácil de lo que creía. Por algo dicen que los padres no solo debemos dar la vida, sino promover la libertad para vivirla.

En la vieja escuela no se daba mucho eso de la libertad para vivirla, y eso que tuve suerte de contar con una madre coraje que supo “dejarme ir” pese a que no estuvo nunca preparada para el “destete”.

Iremos viendo. Supongo que los peligros acechan y, pese a que no los descartemos, habrá que ir soltando riendas desde el sentido común (recordemos: el menos común de los sentidos).

Por lo pronto, aunque no esté demostrada su eficacia, sigo empeñada y ya he comprado el “Emocionario”, un libro que describe todas las emociones, que enseña cómo y por qué se producen. En teoría, es para niños. Los mayores, de esto, ya saben o eso dicen. Pero reconozco necesitar un buen repaso para, sobretodo, aprender a gestionar estas nuevas emociones: sin dramas, sin enfrentamientos y evitando cualquier torpeza por mi parte.

No sé si tú te conoces, identificas y diferencias bien tus emociones. El recorrido emocional de cada uno es único, desde luego, pero creo que la vida nos somete a diario a nuevos retos y que la curiosidad por ahondar en las emociones puede ayudarnos a gestionarlas. Dejadme entonces que siga aprendiendo con este “Emocionario” y os invito también a que probéis.

12 de mayo y la enfermedad que no mata

Me acabo de levantar de la cama en mitad de la noche en cuanto he sido consciente de que hoy volvía a ser 12 de Mayo. Me acabo de levantar de la cama ahora que puedo porque, quizás, el 12 de mayo del año pasado (y del otro y del otro…) no podía levantarme.

Un año de visitas médicas esporádicas, dos años más de visitas médicas recurrentes y otros dos de “un no parar”: endocrinos, oftalmólogos, traumatólogos, otorrinos, reumatólogos, ginecólogos, neurólogos, gastroenterólogos, alergólogos… (y en plural).

Con especial “cariño” recuerdo a aquel endocrino (el 4º que visité, por cierto, y esta era mujer) que, tras repetidas analíticas, me mandaba al psiquiatra porque los resultados no rebelaban absolutamente nada.

Hoy, 12 de mayo, ni siquiera voy a dar el nombre de aquella pseudodoctora porque sería faltar a la verdad, porque no fue solo ella, porque son decenas o centenas los médicos que creyeron saberlo todo con la nota del MIR bajo el brazo y, que yo sepa, Dr. House solo hay uno y pertenece a la ficción.

No voy a reclamar humanidad, que también podría; no voy a dedicar estas letras a todos los que ni siquiera me miraban a la cara mientras se me caían las lágrimas frente a su consulta pidiendo ayuda. Tampoco quiero personalizar más de lo debido este post porque solo estuve diagnosticada de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica poco más de un año y, resulta, que ni siquiera el “iluminado” que me lo diagnosticó sabía lo que eran en realidad. Para él, supongo, fue un cajón desastre muy cómodo en el que volcar los casi 40 síntomas que me pasé años llevando escritos en un papel de consulta en consulta.

Afortunadamente, gracias a no rendirme y a renunciar a “morirme en vida”, seguí buscando, investigando por mi cuenta, navegando en internet y continuando mi periplo de consultas hasta que aterricé en la del gran Dr. Carlos Isasi, reumatólogo del Hospital Puerta de Hierro de Madrid que, desde la humildad, generosidad, profesionalidad y humanidad que le caracterizan, cambió aquel diagnóstico terrible tras unos meses de pruebas y lo convirtió en una sencilla Sensibilidad al Gluten No Celíaca (SGNC). Tan sencillo como prescindir del gluten y los lácteos en mi dieta para volver a la vida. Y así es que he vuelto a vivir al 85% y, entiendo, ese otro 15% restante y puntual, me falla cuando existe algo de contaminación cruzada que, paso a paso, voy aprendiendo a controlar.

Por favor, esto no es el blog de otra “iluminada”. No es que la Fibromialgia y el SFC se curen con eliminar el gluten de la alimentación; simplemente, yo no era una enferma de Fibro y SFC.

Para los que no lo hayan oído nunca, la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica-Encefalomielitis Miálgica son enfermedades que, a día de hoy, no tienen cura. Son de esas enfermedades que, oye, como no te mueres, pues “que cada palo aguante su vela”. Solo que, en el caso de estas enfermedades, ni “el palo” tiene aguante,  ni la vela envergadura.

Se cree, pero solo se cree, que es una enfermedad de origen autoinmune. Teorías… en estos años he podido leer 10 o 12, pero lo cierto es que todavía no se conoce su origen ni hay pruebas diagnósticas para detectarlo, únicamente se diagnostica por descarte.

Como pasé meses, años, sufriendo lo que resultaron ser solo síntomas compartidos con esta tremenda enfermedad, me permito recordar aquella terrible aventura en honor a todas (porque el 85% de los afectados son mujeres) las que lo padecen.

La evolución de la enfermedad es un mundo y los síntomas un baile macabro pero, por poner un ejemplo: un día notas que te tienen que repetir las cosas porque oyes mucho peor, hasta que empieza a convertirse en un verdadero problema; otro día notas un hormigueo en las manos, hasta que diariamente te levantas con las manos, los brazos, las piernas… entumecidos, rígidos y necesitas poner el despertador mucho antes para poder “calentar” y mentalizarte de que debes salir de la cama; otro día comienzan los dolores, calambres, pinchazos… y de pronto se convierten en tus peores compañeros de viaje sacándote las lágrimas por la intensidad: el brazo, la sien, la rodilla, el hombro, las costillas, los pies, el pecho…y hasta las cejas; otro día, comienzas con mareos o vértigos y terminas con hipoglucemias despiadadas cada dos por tres sin que hayas variado la dieta; también puedes tener ataques de sueño repentino provocado por un sueño poco o nada reparador (hasta más de 100 microdespertares en una sola noche); el desorden cognitivo aparece poco a poco y te pilla como por la retaguardia, lo llaman “fibro-niebla” y te paraliza, te desorienta, te incapacita y te obliga a pasar momentos del día como dentro de una burbuja; las crisis de fatiga no son un cansancio al uso: uno puede estar cansado muchos días de su vida, pero ni siquiera cuando la gripe te abraza fuerte con 40 de fiebre llegas a sentir esa agonía claustrofóbica de no poder articular ni uno solo de tus miembros; y otro día, otros muchos días: taquicardias, rinitis, prurito generalizado; quistes internos y externos; diarreas; piernas inquietas; parestesia; hipersensibilidad a la luz y al ruido… y un interminable y pernicioso etcétera que se llega a concentrar en un solo cuerpo, en una sola vida o, más bien, una no-vida.

Hoy, 12 de mayo, Día Internacional de la Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica, quiero dedicar mis pensamientos y estas palabras a ese 3%-6% de la población que lucha por ponerse en pie cada mañana sin esperanza alguna de que el día vaya a mejor.

Sin duda, volveré a tratar este tema en profundidad. Es acuciante la investigación básica y clínica para llegar a dar con el origen de esta y otras tantas enfermedades autoinmunes, para procurar pruebas diagnósticas que no obliguen a los pacientes a ir de médico en médico, ni a sentirse ninguneados por el personal sanitario que cree saber hasta lo que aún no se ha descubierto.

A día de hoy, 12 de mayo de 2015, casi 1.300.000 españoles permanecen invisibles e incluso desearían que toda esa sintomatología se les manifestara externamente de alguna manera para gritarle al mundo lo que están sufriendo.

Hoy, 12 de mayo, Día Internacional de la Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica, va por todos vosotros: supervivientes de una pesadilla diaria y luchadores cotidianos.

Y, por supuesto, va por ti, Dr. Carlos Mª Isasi Zaragoza, por sacarme a mí y a otros muchos de aquella pesadilla.

“Lo mejor del SFC es que no mata. Lo peor del SFC es que no mata” (Susan Wendell)

Por qué “claramentesocial”

Flash

Como tú o como tantos otros, llevaba tiempo pensando en esto. En esto del blog, digo. No por mí, que espero no caer a menudo en la tentación del protagonismo fácil por ser este mi propio espacio. Tampoco por ti, que seguro tienes cosas más importantes que hacer que pasarte por aquí cada dos por tres. Sino porque hay tantas cosas que merecen ser contadas que toda ayuda es poca.

Sabemos que el periodismo está en decadencia, que va perdiendo la guerra de poder por la verdad, por lo importante y lo humano. Por eso, yo que aún arrastro vocación y tengo fe en el periodismo de trinchera, me serviré de este -mi pequeño refugio- para contar historias de actualidad, anécdotas, sentimientos compartidos, viajes, pensamientos, conversaciones, ecos, realidades y, posible e inconscientemente, algo de ficción, pero con una máxima: RESPETO, el que se aprende solo desde una mente abierta y viajada. Y como una es de mente abierta pero nunca lo suficientemente viajada, procuraré no dejarme llevar aunque, cuando lo degradante de la realidad de la que hable así lo requiera,  me permitiré que brote la transparencia y la sangre caliente que corre por mis venas.

ClaraMenteSocial nace de mi propia esencia. Te explico: Clara, y es que no podría haberme llamado de otra forma, porque a las cosas siempre las llamo por su nombre y he aprendido que la realidad, cuando no es justa, suele ser porque muchos le han perdido el respeto y, precisamente a esos, se lo perdí yo hace tiempo.  Mente, porque dicen que es la potencia intelectual del alma: de potencia no tengo nada; de intelectual, lo justo; pero es desde la integridad del alma desde donde me gusta escribir y son las almas a las que me gusta conquistar. Y Social, porque es la única palabra que no podía faltar, ya no por considerarme todo un “bicho social”, que lo soy elevado a la enésima potencia, sino porque son los temas sociales los que me mueven y más me conmueven.

Así, desde aquí, desde este minúsculo rincón del ciberespacio del que me he apropiado, voy a intentar tocarte el alma, si me dejas, mediante este viejo arte de juntar palabras sobre todo eso que necesitaba ser contado.